15 may. 2013

ESPACIO DE CREACIÓN CHINCHAPAPA
















Si estás interesado en participar escríbenos a createctura@gmail.com y te informamos de cómo funciona el grupo y las próximas fechas programadas.
---------------------

En este espacio regular pretendemos que todos los asistentes participen activamente, adultos y niños de cualquier edad. No está solamente abierto a familias, sino a cualquier persona que quiera venir a crear en nuestro espacio.
 Facilitamos un lugar acondicionado, libre de juicio y lleno de materiales y propuestas para que cada uno pueda desarrollar su propio proceso creativo.

No interferimos, solo facilitamos, el proceso de creación de los participantes y solicitamos lo mismo a todos los asistentes, en especial a los padres. Se trata también de un aprendizaje activo en el acompañamiento de nuestros hijos.



Sobre nuestra forma de estar en el ESPACIO DE CREACIÓN como adultos.
Algunas orientaciones…

En este espacio necesitamos la colaboración de los adultos para generar un ambiente en el que pueda desarrollarse el proceso creativo de todos los asistentes.

Este es un espacio de creación libre.  Existen propuestas que se renuevan constantemente sobre posibles creaciones a realizar, pero no dirigimos hacia ninguna de estas propuestas en concreto. Simplemente las disponemos en el espacio o las proponemos durante la sesión a los niños según va surgiendo la necesidad. Por ello, pedimos a los adultos asistentes, en general los padres de estos niños, que no les propongan ninguna actividad en concreto, ni les den orientaciones del tipo “puedes pintar una casa” o una vez creado “¿qué has pintado?”. Quien quiera (niño o adulto) compartir el contenido de su creación y explicarla, será libre de hacerlo.

Este es un espacio libre de juicio. Los niños y nosotros como adultos esperamos las valoraciones porque ha sido la forma en la que hemos encontrado reconocimiento personal desde que éramos bebés. Este espacio es una oportunidad para poner atención en nuestro lenguaje y nuestra necesidad de comunicarnos desde la valoración. Evitaremos comentarios bienintencionados del tipo de “muy bien, muy bonito” o “te enseño como se hace”, etc.  
El proceso de “crear” es valioso para la persona en sí mismo y no necesita de valoraciones externas.

Sobre los tiempos…
En general, los niños saben con mucha rapidez el tipo de actividad que necesitan y desean.
Algunos niños, en particular los más pequeños, pueden necesitar más tiempo para vincularse al espacio y sentirse cómodos. Otros niños, en particular los más mayores, pueden dudar porque ya tienen miedo de equivocarse o están demasiado acostumbrados a recibir orientaciones muy precisas sobre cómo desarrollar cualquier tarea. En cualquiera de los dos casos, démosles el tiempo que necesiten. Yo estaré siempre presente para acompañarles, acompañaros,  en vuestro descubrimiento  del espacio y de vuestros propios potenciales.
Vayamos siempre hacia dentro: hacia nuestras necesidades, hacia nuestra conexión o desconexión con lo que nosotros deseamos hacer, intentando liberar de nuestra visión a los niños y adentrarnos en nuestro propio proceso creativo.  
Intentemos esperar a que los niños nos pidan ayuda para facilitársela. Los más pequeños siempre necesitarán una mirada más atenta para facilitarles los materiales, evitar la degradación del espacio o cualquier potencial peligro. En este caso podéis trabajar juntos o a proximidad, intentando compartir sin interferir en las necesidades de experimentación de los más pequeños.